®
 
 
Necesidades específicas de deportistas y atletas
 
La nutrición deportiva debe aportar cantidades equilibradas de hidratos, lípidos, proteínas, minerales, vitaminas y agua para asegurar la salud del deportista y alcanzar un adecuado rendimiento y recuperación.  La nutrición deportiva debe aportar cantidades equilibradas de hidratos, lípidos, proteínas, minerales, vitaminas y agua para asegurar la salud del deportista y alcanzar un adecuado rendimiento y recuperación. 
 
AGUA
Los deportistas necesitan beber agua cada quince minutos durante la actividad física.
 
ANTIOXIDANTES
Un deportista produce gran cantidad de radicales libres, sobre todo aniones superóxido y ácido láctico (cristales que rompen la fibra muscular).
En los músculos ocurren varios fenómenos que influyen en la aparición de la fatiga. Uno de los más importantes es la acumulación de ácido láctico por el metabolismo anaeróbico. Cuando el organismo aeróbico no es suficiente para generar energía se pasa al anaeróbico, en el que aparece el ácido láctico, lo que hace que aumenten los hidrogeniones y la acidosis y se reduzca el pH. Esto tiene efectos determinantes: interfiere en la contractilidad del músculo e inhibe la actuación de enzimas que intervienen en la generación de ATP. Además, puede afectar al sistema nervioso central, produciendo dolor, náuseas y desorientación, por ejemplo; dificulta la combinación del oxígeno con la hemoglobina, mermando el transporte de oxígeno, y reduce la sensibilidad hormonal de la lipasa del tejido adiposo, con lo que disminuye la liberación de ácidos grasos libres.
 
PROTEÍNAS
El deportista necesita ingerir proteínas para reparar las células. La proteína de soja es una buena elección ya que es muy digestiva y no afecta al hígado.
 
HIDRATOS DE CARBONO
Los carbohidratos tienen una función energética. Un aumento del porcentaje de hidratos de carbono en la dieta días antes de la competición incrementa las reservas de glucógeno entre el 20 y el 30 por ciento. Durante la competición es necesario aportar al organismo hidratos de carbono al igual que al finalizar la actividad física para recuperar rápidamente los depósitos de glucógeno).
 
VITAMINAS
De entre todas las ayudas que las vitaminas ofrecen a los deportistas destaca su contribución para una utilización eficiente de los sustratos que se consumen para conseguir con ellos el mayor rendimiento posible, algo que ocurre con las que pertenecen al grupo B. La ingesta de vitaminas depende tanto de la alimentación del deportista como de sus características personales y las de la disciplina que practica habitualmente.
Las vitaminas son esenciales en cualquier persona, pero en los deportistas se produce un aumento de sus necesidades. La ingesta está en función de lo que comen los deportistas y de su especialidad. Un deportista que consume habitualmente unas 4.000 calorías diarias y tenga una dieta variada no necesita suplementación. Sin embargo, los que consumen menos de 4.000 calorías al día, o no sigan una dieta variada, es fácil que no encuentren el aporte de vitaminas más adecuado.
Las deficiencias tienen repercusiones negativas en el corto y largo plazo. Además de conllevar un evidente e inmediato descenso del rendimiento deportivo, con el paso del tiempo es posible que se encuentren entre los fenómenos que propician un mayor riesgo de sufrir cáncer y patologías cardiovasculares. Por ese motivo, se recomienda consumir suplementos a las personas que consumen menos de 2.000 calorías diarias.
En el objetivo de lograr un metabolismo energético más eficiente, las vitaminas del grupo B tienen un papel relevante. La vitamina B1 ayuda a asimilar eficazmente los hidratos de carbono, como ocurre también con la niacina que, además, actúa en el metabolismo de los aminoácidos. De la misma familia son la vitamina B6, que ayuda en la síntesis y catabolismo de aminoácidos y en la síntesis de ácidos grasos insaturados a partir de ácidos grasos esenciales, mejorando la asimilación de las proteínas que consumen los deportistas preocupados por alcanzar un elevado desarrollo muscular.
La carencia de vitamina B12 y folato puede ser desencadenante de problemas como la anemia, frecuente en algunos deportistas de alto nivel (un 63% de las deportistas no ingiere hierro suficiente y un 8,3% sufre anemia).
Las vitaminas que actúan como antioxidantes (E, C y betacaroteno) protegen al organismo de los daños producidos por los radicales libres.
De la vitamina C no sólo destaca su hostilidad contra las infecciones respiratorias, sino también su intervención en la formación de colágeno, que es necesario para crear algunos tejidos como los ligamentos y los tendones, castigados en muchas disciplinas.
 
2002- © EuroHerbal distribuidor independiente Herbalife Barcelona. Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso.
Todas las marcas comerciales mostradas en esta web, salvo indicación contraria, son propiedad de Herbalife International.